El Sínodo de Obispos por la Amazonia

La Amazonia, constituye un bioma; es decir un sistema vivo que funciona como un estabilizador climático regional y global al producir el 20% del oxígeno con el mayor bosque tropical del planeta; poseer la mayor cantidad de agua dulce y así mantener el aire húmedo con un 33% de las lluvias del mundo. Es un territorio compartido por nueve países que está viviendo un Kairós, un tiempo de Dios, de gracia y liberación, de memoria y conversión, de desafíos y esperanzaque intenta acercar al pueblo de Dios a las bio-socio-diversidades como señala su documento sinodal.

El Sínodo de Obispos por la Amazonia constituye una nueva y clave etapa de un proceso que se inició con el Concilio Vaticano II, prosiguió con Medellín´68 y Santarém´72. El pasado año, Francisco gestó la escucha sinodal en su visita a la Amazonia del Perú. Procesos de tiempos que superan espacios que el papa está desarrollando con su exhortación apostólica Evangelli Gaudium, encíclica Laudato Sí, y Constitución Apostólica Episcopalis Communio. En ellas, nos invita a caminar juntos hacia una conversión pastoral, ecológica y sinodal de la iglesia como lo indica la parte III del documento final del Sínodo por los jóvenes y su Exhortación Apostólica Christus Vivit.

La Red Eclesial Panamazónica (Repam), es una iniciativa que en el año 2014 brotó de la acción del Espíritu Santo para guiar a la Iglesia en el proceso de encarnar el Evangelio en la Pan-Amazonía; en éstos días, navega la buena nueva de Dios con sus “40 días por el río”. Estamos en una “cuaresma” de oración, discernimiento y estudio del documento sinodal “Instrumentum laboris” (del cual detallo conceptos), que serán guía en las tres semanas del próximo mes con sus verbos “pilares”: escuchar, discernir y actuar.
El Sínodo, será un nuevo encuentro de obispos que hará honor a su etimología griega: caminar juntos. Un tiempo de diálogo a la luz del Espíritu Santo que favorecerá el mutuo enriquecimiento cultural y descubrimiento de nuestra identidad desde el encuentro con “el otro” gracias a las 240 lenguas habladas de 49 familias lingüísticas en sus casi 400 pueblos habitados por cerca de un millón de indígenas.

En línea, y a pocas semanas de su inicio, Francisco ha lanzado un reaseguro de éxito del mismo con el evento “Reconstruir el Pacto educativo global” de Mayo 2020. En los inicios de su octavo año de gestión, la reunión será un excelente complemento de cada proceso que Él ha iniciado; no uno más, si uno muy necesario para reasegurar “la vida” a través de un ecuménico y solidario humanismo y tomando en cuenta lo interrelacionado de la economía, política, crecimiento y progreso. Con sus gestos, hechos (no meras palabras), y acciones por y con los jóvenes, nos está demostrando la factibilidad de un proyecto de vida cristiana.

Un nuevo Sínodo, con efectos similares al de los jóvenes y abusos, que generará procesos superadores a los espacios ocupados hasta la fecha, pues “El tiempo es superior al espacio”, y buscará acuerdos como lo sugiere el mismo Jesús (Lc 14, 31-32). Irreversibles serán los procesos a partir de la conclusión del mismo e inevitable el estado público en los medios.

Procesos de “conversión ecológica y pastoral para dejarse interpelar seriamente por las periferias geográficas y existenciales”(EG 20), ante un nuevo territorio que corre riesgo de sabanizarse al ser despedazado por intereses económicos por causa de una explotación irracional de los recursos naturales: deforestación, extractivismo, conservacionismo ecológico, megaproyectos, narcotráfico y mafias de proyectos apoyados por gobiernos locales, nacionales y extranjeros, (LS 66).

Estamos presenciando la catástrofe de un bioma incendiado en todo sentido por motivo de foráneos actores económicos que persiguen un modelo. Una serie de acciones asociadas a corrupción gubernamental como reiteró Francisco a su regreso de África, el cual es otro sector del planeta con aceptación de explotación por parte de un “insconsciente colectivo” quizás algo influenciado por la inexistencia de éstos hechos en los medios de comunicación. Inexistencia de líderes honestos e íntegros que prioricen ideales por sobre sus intereses.

Una real y reiterada película aggiornada en los tiempos, donde “sus pueblos son víctimas al menos dos tipos de corrupción: la que existe fuera de la ley y la que se ampara en una legislación que traiciona el bien común”. Su guión, consiste en una enmarañada red de seducción del dinero, sobornos y corrupción por parte de los agentes de un modelo tecno-económico que fomentan una “cultura del descarte” (LS 22).

Nuestros hermanos salesianos han evangelizado América desde su llegada a Buenos Aires hace casi 144 años, la práctica de su carisma, les ha permitido poseer vasta experiencia en misiones con pueblos indígenas en cada continente. Tras 125 años, el Amazonas sigue siendo una de las prioridades de la Congregación gracias a las actividades de 245 salesianos (15 nativos) en 47 comunidades. “Estamos decididos a continuar nuestra acción pastoral y misionera mediante la movilización de todos los recursos educativos y pastorales típicos de nuestro carisma”, Rector Mayor P. Artime. La experiencia con las “almas” contribuirá sobremanera como en el último Sínodo para los jóvenes.

Serán semanas que despertarán conciencias, ya que privarán fuertemente los conceptos de vida, individuo, comunidad y territorio como una unidad. Días donde se expondrán los beneficiosos “antídotos”de una receptiva comunicación inter-generacional que aprovecha la sabiduría ancestral, y la cosmovivencia propia de los valores culturales que se trasmiten en la familia. Momentos de búsqueda de la buena vida de todos hacia una “apertura a la trascendencia”(EG 205), a pesar de los obstáculos generados por las ideologías.

“Los desiertos exteriores se multiplican porque se han extendido los desiertos interiores” dijo una vez el papa emérito Benedicto XVI.

Francisco nos exhorta a regar con oración nuestros “desiertos”, y escuchar propias “raíces” para rotar hacia estilos de vida con conciencia, honestos e íntegros. A soñar en comunidad y comprometernos con cosas inimaginables. A caminar acompañados para llegar lejos, y cuidarnos de dos actitudes que matan los sueños y la esperanza: la resignación y la ansiedad. A no darnos por vencidos por más difíciles, dolorosos y aparentemente irresolubles sean los momentos particulares o sociales que padezcamos.

Permanezcamos ecuménicamente unidos, en la esperanza de llegar a una reconciliación con la creación e integración del ser humano con la naturaleza como pilares del nuevo paradigma de la ecología integral,(LS 218). El futuro está en el modelo “Amazonia” con las periferias como centro.

Asumamos nuestra responsabilidad como contemporáneos en la historia para no ser parte de un “insconsciente colectivo” que se torna garantía para la imperante sociedad.

No nos olvidemos de rezar por “nuestro querido hermano Francisco”, como lo suelen llamar los mismos indígenas. “Jesús mismo las sufrió de sus enemigos que lo acompañaban a todas partes para observarlo hasta en los más pequeños gestos y acciones para criticarlo abiertamente”, Cardenal Pedro Barreto S.J.; “ahora los hijos de la luz son más astutos que los hijos de las tinieblas”.

William Manuel Llatance Chávez, ex alumno salesiano peruano
Gabriel Alsó, ex alumno salesiano argentino

Fuentes: vatican - sinodoamazonico – infoans – redamazonica - aica

Cardenal Pedro Barreto Jimeno S.J., Arzobispo de Huancayo, Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Peruana, Vice presidente de la REPAM, y uno de los tres presidentes del Sínodo Amazónico

EG: Evangelii Gaudium - LS: Laudato Sí