Exalumnos Salesianos

EXALUMNOS SALESIANOS

Asociación de Exalumnos Salesianos

La Agrupación de Antiguos Alumnos Salesianos de Don Bosco o Antiguos Alumnos de Don Bosco es una agrupación perteneciente a la Familia Salesiana y fue oficialmente fundada por el sacerdote salesiano Felipe Rinaldi en 1908. El movimiento de exalumnos de Don Bosco se traza aún desde el tiempo de vida del santo educador de Turín cuando el 24 de junio de 1870 el señor Carlo Gastini, uno de los antiguos muchachos del Oratorio de San Francisco de Sales y en compañía de otros visitaron a Don Bosco para rendirle un homenaje de agradecimiento. Posteriormente el padre Felice Reviglio se encargó de buscar a los exalumnos de Don Bosco y en Italia se conformaron varias agrupaciones. En la actualidad se organizan como "Confederación Mundial de los Exalumnos y Exalumnas de Don Bosco" y adelantan compromisos apostólicos y de servicio inspirados en el carisma salesiano.

Organización

Los exalumnos salesianos se definen a sí mismos como una organización civil no eclesial inspirada al carisma de Don Bosco. La Confederación tiene la sede en Roma, en la Casa General de los Salesianos de Don Bosco y se divide de manera mundial en diferentes niveles locales, regionales y nacionales a manera de federaciones.

Las personas que tienen el derecho de hacerse miembros de cualquier asociación de exalumnos salesianos son aquellas que son de hecho exalumnos de un oratorio salesiano, un colegio salesiano o cualquier otro centro en donde el joven se haya hecho consciente de los valores del Sistema Preventivo Salesiano y los quiera vivir como estilo de vida asociado a cualquier tipo de organización como exalumno de Don Bosco.

El Rector Mayor de los salesianos, como Sucesor de Don Bosco, es considerado el centro de la unidad de la Familia Salesiana

Objetivos

Los exalumnos de Don Bosco como miembros activos de cualquier tipo de asociación reconocida como tal tienen como objetivo la profundización del sistema preventivo salesiano, especialmente en lo que tiene que ver con los valores y la defensa del valor de la familia, la sociedad y la persona. Los miembros como exalumnos del Apóstol de la Juventud, tienen el deber de velar a su vez por el bien de otros jóvenes y colaboran sea en centros salesianos y misioneros o con iniciativas de sus asociaciones en respuesta a emergencias sociales juveniles específicas en donde los salesianos no pueden estar presentes.

¿Sabes silbar?

¿Sabes silbar? es la pregunta que las Memorias Biográficas ponen en labios de Don Bosco, en su encuentro con Bartolomé Garelli, el 8 de diciembre de 1841, fecha que el propio Don Bosco marca como el inicio del Oratorio, una pregunta que encierra muchas otras dimensiones. . .

 


¿Sabes silbar?
En sus “Memorias del Oratorio”(1873) Don Bosco narra la siguiente anécdota que le
pasó. Tenía entonces unos 30 años. Fue el encuentro que tuvo con un muchacho
de nombre Bartolomé Garelli el 8 de diciembre de 1841: “En dic de la Inmaculada
Concepción de Maria estuve a punto de vestirme los Sagrados Ornamentos para
celebrar la Santa Misa. El sacristán, José Comotti, viendo a un joven en el lugar lo
invitó para que viniera a ayudar a Misa.
- No sé – le respondió el joven avergonzado
- Ven! – le contestó el otro- quiero que ayudes a misa
- No sé – repitió el jovencito- nunca lo he hecho.
- Qué animal eres! – dijo el sacristán furioso – Si no sabes ayudar a misa ¿para
qué vienes a la sacristía? Y diciendo esto tomó un plumero y le golpeó el hombro y
la cabeza del muchachito
Mientras el otro (don Bosco) replicó:
- ¿Qué haces? – grité yo en alta voz- ¿Por qué lo golpeas?
- Porque viene a la sacristía y no sabe ayudar a misa
- Ha hecho mal…
- Y a Vd. ¿qué le importa?
- Es mi amigo. Llámalo inmediatamente. Tengo que hablar con él.
El muchacho llegó mortificado. Tiene la cabeza rapada, la chaqueta con manchas
de cal. Es un joven inmigrante. Entonces le pregunté con amabilidad:
- ¿Has escuchado Misa?
- No – le dijo
- Ven a escucharla, luego te hablaré de algo que te va a gustar.
Terminada la misa y la acción de gracias lo llevé al Corito y yo con la cara bien
alegre le hablé y le dije:
- Buen amigo, ¿cómo te llamas?
- Bartolomé Garelli
- ¿De dónde eres?
- Del pueblo de Asti
- ¿Qué oficios tienes?
- Soy albañil
- ¿Está vivo tu padre?
- No, ya murió
- ¿Vive tu mamá?
- También ella murió
- ¿Cuántos años tienes’
- Dieciséis
- ¿Sabes leer y escribir?
- No …
- ¿Sabes cantar?
- No …
- ¿Sabes silbar?
- Aquí Bartolomé se rió. Era lo que yo quería. Comenzábamos a ser amigos.
- ¿Hiciste la primera Comunión?
- Todavía no
- ¿Te has confesado?
- Si, cuando era más chico
- Y, ¿te vas al catecismo?
- No me atrevo. Los chicos se ríen de mi.
- Y si yo te enseñara el Catecismo ¿vendrías?
- Si, con mucho gusto
- También ¿en este lugar?
- Si, pero con tal que no me peguen
- Quédate tranquilo. Ahora que eres mi amigo nadie te tocará.
- Y cuando quieres que empecemos?
- Cuando Vd. quiera
- ¿Ahora mismo?
- Si, con mucho gusto”.
Don Bosco se arrodilló y rezó el Ave María. Sobre este hecho, cuarenta y cinco años
más tarde dirá a sus salesianos: Todas las bendiciones llovidas del cielo son fruto
de ese primer “AveMaría” dicho con fervor y recta intención”. Terminado el
Avemaría Don Bosco le hizo a Bartolomé una primera catequesis y lo invitó a volver
el siguiente domingo a otras catequesis pero trayendo algunos amigos más.
Así, al domingo siguiente, vinieron los primeros nueve jóvenes a la catequesis con
don Bosco. Con esto había nacido la gran obra de los ORATORIOS SALESIANOS

Don Bosco en Argentina

La Congregación Salesiana llega a la Argentina en 1875 con sus primeros misioneros que procuraron ubicarse en las zonas de mayor conflictividad social, emprendiendo servicios de promoción integral para los niños y jóvenes de todo el país, de acuerdo a su idiosincrasia cultural y realidad geográfica.

Así surgieron escuelas agrotécnicas e industriales, de formación profesional y capacitación general, centros de misión en la Patagonia para atender diversas etnias, hospitales, escuelas, casas de niños en dificultad, actividades de prevención y propuestas para el tiempo libre.

Este camino se realizó y se realiza intentando reunir a muchos que tienen la misma preocupación por los niños y jóvenes, y ofreciendo posibilidades reales para que los mismos destinatarios de los servicios se conviertan luego en agentes de promoción para los mismos jóvenes, desarrollando un modelo de autogestión.

La Obra Salesiana en Argentina:

96 Casas Salesianas.

479 parroquias y capillas.

En Rodeo del Medio está la primera Facultad de Enología de Latinoamérica.

Más de 77.000 alumnos en escuelas, institutos terciarios y Facultad.

Más de 6.000 alumnos en 146 Centros de Formación Profesional.

Más de 9.000 docentes, instructores y agentes educativos.

Más de 500.000 exalumnos a lo largo de la Argentina

Más de 24.000 jóvenes en grupos juveniles, batallones y oratorios.

48 grupos misioneros.

31 centros para Niños y Adolescentes en riesgo que atienden cerca de 2.000 chicos.

12 emprendimientos radiales, 3 audiovisuales y 4 museos.

Por mes se distribuyen 60 mil revistas de alcance nacional.

3 sellos editoriales, 14 librerías y 3 imprentas.

Más de 100 publicaciones digitales y sitios institucionales.

La Obra Salesiana se integra a todos los que, de alguna manera, trabajan por el bien de los jóvenes de la Argentina y del mundo. Más allá de estos números, todavía hoy encontramos muchos más chicos que necesitan ser reconocidos en su derecho a vivir dignamente.

Image